El invierno en Múnich se vive como que es: invierno. Cada cuatro días nieve dejando 20 cms. de nieve que a los tres días desaparece, interrumpidos por fuertes ventiscas dejando paraguas al revés, ciclistas cubiertos de nieve (porque el ritmo de vida bávaro no lo para ni siquiera una ventisca a -8 ºC) y cafeterías llenas.

CAM00212[1]

Uno de los patios de la Residenz

CAM00043[1]

Centro con el “Stadtmuseum” (museo de la ciudad) al fondo

CAM00050[1]

Bicicletas

CAM00221[1]

Ayer en Dachau

La única diferencia que encuentro con el invierno de Segovia es que las señoras no llevan bolsas de la compra en la cabeza, por el resto es muy parecido. De Segovia salimos chicarronas y chicarrones, 4×4, preparados para cualquier clima.

El invierno está dejando paisajes de cuentos urbanos de hadas pero entre ventisca y ventisca el sol aparece dibujando momentos espectaculares.

DSCF6030

DSCF6026

DSCF6027

Vistas del centro histórico de Múnich desde el centro Gasteig

Anuncios