Este ha sido un verano raro en Múnich, un verano largo y caluroso. Los surfistas también son personas y necesitan un descanso. Y no podría ser menos hacerlo en, para mí, una de las mejores cafeterías de la capital, el “Goldene Bar” de la “Haus der Kunst”.

CAM00988

Anuncios