Lo que hay bajo tierra me inquieta y fascina, lo que dicen los monumentos (o lo que quedan de ellos), la arquitectura, la pintura, una escultura. Todo tipo de manifestación artística, creativa o, incluso, útiles. Cualquiera. Todo elemento nos habla de una época, del modo en cómo vivían un colectivo de personas. Seguir las huellas del pasado, incluso del presente más reciente, y comprender al Ser Humano es una de las razones por las cuales me formé como arqueólogo. Las eternas preguntas que siguen siendo lugares comunes desde los filósofos griegos (¿qué? ¿por qué? ¿cómo? ¿cuándo? ¿dónde? ¿quién?) hacen que no haya día que caminando por Múnich no me canse de seguir las huellas de su historia. De comprenderla.

Quien se haya iniciado a conocer la capital bávara se habrá dado cuenta que es fácil maravillarse con su arquitectura, su arte, sus paseos y parques. Lamentablemente la Segunda Guerra Mundial hizo desaparecer cerca del 90 ½ de la rica arquitectura de la ciudad. Hoy en día nos enfrentamos a una ciudad reconstruida de nuevo. Tomar la actual Múnich como referente de su pasado, buscar esa conexión, se nos presenta más que difícil. Aún así, la reconstrucción de Múnich fue una dura y costosísima tarea para volver a recuperarla tal y como era antes, en apariencia creo que se llegó a gran parte pero hubo tanto que se perdió que debemos acudir, de todos modos, a los documentos y a los museos. Hablemos de museos en Múnich. El título de mi entrada es “La primera Múnich” y llegar a conocer cómo fue la primigenia ciudad es complicado. ¿Existen elementos visibles en la ciudad de aquella primera Múnich? No originales, pero sí hay que nos hablan de ella. ¿Hay museos que nos documentan cómo fue? Sí, y según mi opinión, bastante buenos para empezar a tener una primera toma de contacto y, a la vez, muy didácticos.

Captura de pantalla de 2015-10-14 16:27:40

A partir de este mapa que, ojo (ni es mío y ha sido una chapuza de captura de pantalla y marcado usando el “Paint”), he señalizado lo que a día de hoy los documentos indican lo que fue la “primera Múnich”. Empiezo hablando de ello a través de la visita al “MÜNCHNER KAISERBURG“, el museo que se ubica en la Oficina Turística de Palacios y Castillos de Baviera en pleno “ALTER HOF”. Es muy interesante cómo en el subterráneo de lo que fue la primera “Residenz” de Múnich que fue palacio/castillo imperial de Luís IV (futuro Luís “El Bávaro”), aún conserva estructura y restos de lo que fueron los inicios de Múnich en el siglo XII d.C. No sólo es obligatoria la visita a este museo, además de ser gratuita, sino que es aconsejable completarla con la del “MÜNCHNER STADTMUSEUM” (Museo de la Ciudad de Múnich, en la plaza de Sk. Jacob).

Los documentos, a través de los datos obtenidos a través de investigaciones arqueológicas, indican que la primera fortificación y el palacio en esta zona se empiezan a construir a la vez e incluirían, lógicamente, la primera construcción que en este territorio se hallaba: la iglesia de San Pedro (St. Peter kirche) que a día de hoy se conserva (en plena “Marienplatz”) como una reconstrucción y tiene el valor de ser la construcción más antigua de la ciudad, debido a que fue la primigenia iglesia del monasterio que se ubicaba aquí desde el siglo VIII d.C. Por lo tanto, de aquella primera ciudad se documentan hoy los siguientes monumentos o restos:

ALTER HOF” (Actual “MÜNCHNER KAISERBURG MUSEUM“)

03-alter-hof-620

PETERSKIRCHE” (Iglesia de San Pedro)

alter-peter-panorama

LÖWENTURM” (La Torre del León en “Rindermarkt”)

01-loewenturm-620

TALBURGTOR” (Torre añadida al Antiguo Ayuntamiento en Marienplatz) Puerta Este

IMG_6954

KAUFINGERTOR” (en Kaufingerstr., la antigua Puerta Oeste)

Kaufinger-Tor_Munich

Bien. Estos son los puntos que he recopilado para comenzar a profundizar en la primera Múnich. Seguramente no sean todos, pero es un inicio. Empecemos a conocerlos poco a poco.

Anuncios