Y seguimos paseando por el centro histórico de Múnich. Hoy vamos a descubrir una de las joyas de la ciudad, una gran desconocida y que muy pocos saben que existe o que se aventuran a conocerla. Nos vamos a la calle “Hofgraben” número 4, entre la Ópera Nacional y la “Hofbräuhaus” (ya con esto me ahorro poniendo mapas, para muchos el centro de Múnich). Sí sí, como te digo, pleno centro de la ciudad, para conocer la “Alten Münzen” o la Antigua Casa de la Moneda.

IMG_1513

Y es lo que me gusta de este tipo de espacios, muy austeros en el exterior, incluso poco apetecibles para animarse uno a conocerlo, pero una delicia en su interior. Ya en la fachada principal nos recibe en latín “Moneta Regia” (el dinero gobierna, manda, si mal no recuerdo de mis clases en Segovia de Latín), un nombre que le viene como anillo al dedo a esta ciudad.

Rodea un poco el edificio y verás una entrada en donde entran y salen coches, además de trabajadores, con frecuencia. “Un edificio público administrativo”, podrías pensar “ahí no hay nada que ver”. No nos equivocamos con la primera sentencia, sí es un edificio administrativo público pero pero también podemos entrar. ¿A qué esperas? Deja que fluya la curiosidad, mete el hocico.

IMG_1515

Para ser una ciudad grande, y en continuo crecimiento, Múnich no es que tenga un centro histórico y peatonal muy ruidoso pero incluso estando en él, es sólo pasar a este patio y todo lo ocupa el silencio. El silencio y uno de los patios más bonitos que he visto, es el “Münzhof”. Y no es sólo un patio, es que tenemos delante una joya artística, un patio renacentista del 1567 formado por tres plantas y comenzó a construirse en 1563 por orden del duque bávaro Alberto V. Este palacio conectaba la “Alter Hof” con la “Residenz” (antigua y nueva residencias reales) a través de un camino cubierto. Se especula con el autor del edificio, pero suena mucho el nombre de Wilhelm Egckl, y como diseñador Bernhard Zwitzel de Ausgburgo.

IMG_1525

Hasta los inicios recientes del siglo XIX, la planta baja fue ocupada por los establos reales y únicamente ha sobrevivido de aquello el lado sur del pórtico. El segundo piso del edificio originario acogió el “Kunstkammer” (Cámara del Arte) del duque Alberto V formado por las colecciones reales, obras de arte, biblioteca y curiosidades. Se podría decir que se podría considerar uno de los “museos” más antiguos de la ciudad o de los espacios más antiguos en donde se empezó a atesorar obras de arte, colecciones de todo tipo, etc. Para entonces fue una de las mejores colecciones de arte a nivel europeo.

IMG_1521

Se podría decir que la parte más importante del edificio es el propio patio porticado. En 1809 el edificio deja de ser ubicación de las caballerizas y es reconvertido en  Casa de la Moneda, de ahí su nombre “Alte Münze” o “Münzhof” mientras que las caballerizas reales se ubicarían en un edificio que hoy se sigue conservando, justamente detrás de la “Residenz” en 1807 cuando Baviera se establece como monarquía independiente. En 1809 se llevan a cabo modificaciones en la fachada exterior del edificio por Andreas Gärtner (cuyo hijo, Friedrich, será un importante arquitecto) en estilo neoclásico y que a día de hoy se conserva. Durante la Segunda Guerra Mundial sufre muchos daños y el edificio volverá a abrirse en 1983 una vez que en sus instalaciones se ubique la oficina para la Preservación de los Monumentos de Baviera (“Bayerisches Landesamt für Denkmalpflege”).

IMG_1528

Edificio de las Antiguas Caballerizas detrás de la Residenz

Pero no todo acaba aquí, queridas/os lectores, y es que en el interior nos espera una sorpresa. Sí, sí. Entrad.

IMG_1518

IMG_1520

Pero, ¿qué tenemos aquí? en septiembre de 1996 se instaló, en el espacio de la escalera de caracol de edificio, Es una obra del artista muniqués Erich Lindberg llamada “Figura Rota”, y consiste en los fragmentos del modelo usado para el monumento de Maximiliano I en la “Max-Joseph-Platz”, quien sería el primer rey Wittlesbach de Baviera y es que sería bajo su reinado que este edificio adquiriría el carácter de “Münzhof”. Y por si no fuera poco, se hallan diversas piezas arqueológicas que se obtuvieron del “Pfisterbach”, un canal por el cual pasaba una corriente que fluía en el primigenio edificio.

El acceso es totalmente libre y gratuito, además de que en diversas estanterías uno puede hacerse con las revistas que la institución de conservación de Monumentos de Baviera saca periódicamente, en alemán eso sí, también de modo gratuito para estar al tanto de los diversos proyectos arqueológicos y de conservación de monumentos a lo largo y ancho de Baviera, a demás de reportajes de arquitectura.

Página web de la institución: http://www.blfd.bayern.de/

Para poder entrar a ver el patio y el edificio el horario es de lunes a jueves de 08:00 a 16:15 hrs. // Viernes de 08:00 a 14:00 hrs.

Bayerisches Landesamt für Denkmalpflege
Hofgraben 4
80539 München

Anuncios