Estamos teniendo un diciembre de lo más suave que se han visto en los últimos años, acostumbrados ya a las bajas temperaturas y la nieve. Y de los fenómenos más impresionantes son las densas nieblas que dejan instantáneas increíbles, como fue la siguiente.

El pasado jueves, realizando una visita guiada por el Memorial del antiguo Campo de Concentración de Dachau fue de las más diferentes que he hecho ya que la protagonista fue ella, la niebla. Espectacular la atmósfera y cómo se comió prácticamente todo. Ni los mejores efectos especiales podrían recrear y ambientar un antiguo campo de concentración nazionalsocialista.

IMG-20151211-WA0024

Anuncios