Abro un nuevo espacio en el blog: KULTUR-NATUR, es decir: Cultura y Naturaleza. Escapemos de la ciudad por un rato, conozcamos los pueblos y los caminos que los unen. Entregmosno a la naturaleza, a lo salvaje. Defendámoslo, que es nuestro, que es de todas y de todos.

Punto de partida: OCHING / Punto de llegada: DACHAU. Utilicé, como siempre, el trasporte público. En este caso el tren, “S-Bahn”, desde Múnich hasta Olching (S-Bahn 3). Desde Dachau volveremos en tren (S-Bahn 2, color verde). El billete que debemos coger es el de día y la zona será “Múnich XXL”. Precio 13,70 €.

Dificultad de la ruta: bajo, el paseo es llano. Eso sí, llevad ropa cómoda y calzado deportivo o de montaña, hay tramos asfaltados, de tierra y otros de barro (y más ahora en invierno). No olvidéis llevar siempre agua y algo de comida.

Duración y distancia: Son 13 kms., y lo hice en 3 horas y 30. En total, contando con la visita final en Dachau eché un total de 5 horas y media, pero esto ya es cosa de cada una.

Captura de pantalla de 2016-01-25 10:56:33

Mapa del recorrido

Bien, la idea del recorrido es simple y el objetivo claro: seguir el AMPER. El río “Amper” conecta el pueblo de Olching con la ciudad de Dachau como veréis en la captura de pantalla que hice. No me deja señalar correctamente, en el mapa, y seguir el camino desde Olching pero desde la estación de trenes se llega fácil al río y el camino que lo sigue se encuentra sin problemas. En todo momento está el sendero señalizado, no sólo hay rutas para caminar si no también para bicicletas y montar a caballo. Olching es un pueblo “recién” construido en la década de 1920 y actualmente es un gran pueblo residencial con un gran campo de golf pero a medida que sigues el Amper y vas saliendo del pueblo se ven antiguas “masías”/”caseríos” y a partir de que sales del pueblo empieza la maravilla.

DSC_7530

A medida que se va llegando a Dachau, la naturaleza es espectacular, ya que la ciudad está sobre un gran pantanal, todo lleno de arroyos, lagunas, humedales todo ello acondicionado con caminos y pequeños puentes para minimizar el impacto humano y cuidar el medio ambiente.

IMG_0129

IMG_0132

Río Amper

Nuestro destino es Dachau. Después de caminos de barro, plena naturaleza, el escenario se trasforma por asfalto y humanidad. El mismo camino que entra en la ciudad te lleva a uno de los accesos históricos de la antigua ciudad. Dachau es especial para mí, quizás mi trabajo hoy es quitar su último traje, el último y oscuro de la Historia. Sí, imagino que al haber leído por primera vez Dachau tu mente lo habrá relacionado con el antiguo campo de concentración nazionalsocialista. Desde hace más de un año que, trabajando como guía turístico, vengo cada semana con grupos de personas interesadas en conocer ese periodo de la Humanidad. Una visita que me tomo muy en serio y quizás una de las visitas, si no la que más, importantes si vienes a Múnich.

IMG_0115

Se marca con dólmenes de granito la ubicación de las entradas históricas de la ciudad

Pero Dachau es mucho más, y aunque su Historia esté condenada a su pasado más reciente, también es importante darle una oportunidad a otros cientos de años de historia materializada en Patrimonio. Dachau es muy pequeña, pero es mucho más antigua que Múnich y la tercera más grande después de Freising. El primer documento que menciona esta ciudad es del 805 d. C., (Múnich fundada en 1158 d. C.) y aunque su casco histórico sea pequeño lo conserva de manera especial. Nadie se fija en ella, hoy la vamos a conocer. Hasta el 1815 fue residencia de verano de príncipes y la familia de los Wittlesbach.

Desde el camino subiremos al casco histórico por la “Karlsberg” hasta dar con la pequeña plaza del centro. Lo primero que llama la atención es la iglesia de “St. Jakob” (San Jacobo) del siglo XVII, de estilo tardo renacentista que sustituye a la antigua iglesia gótica. Entre el 1676/78 se construye el campanario barroco terminando en esa cúpula bulbosa/tipo cebolla. En la fachada se halla un reloj de sol impresionante que señala la hora, el mes y el signo zodiacal.

IMG_0117

St. Jakobskirche

La presencia de la monarquía dejó su huella en la ciudad, levantando en el siglo XV un palacio renacentista en lo alto de la ciudad enlo alto, a pocos metros de la iglesia de San Jacobo. Allí lo llaman “Schloss” (castillo) pero no es un castillo, incluso el actual palacio está renovado en época barroca (1715/17) pero sí es verdad que su ubicación está en la antigua fortaleza de la ciudad fechada en el 1100 d. C.

IMG_0119

IMG_0121

Aquí unas fotos del palacio de Dachau desde los jardines reales

Pero hagamos un alto antes de bajar desde el castillo y seguir visitando la ciudad. Si habéis ido siguiendo el blog habréis visto que muchas veces he señalado lugares donde ver atardeceres, panorámicas y no podía ser menos que en Dachau recomendase uno más. Pero no uno más, otro cualquiera. He podido ver uno de los mejores atardeceres desde lo alto donde se halla el palacio y con unas vistas de Múnich y sus monumentos más increíbles que jamás he visto.

DSC_7461

Vistas de “Olympiapark” (Múnich) desde Dachau

Una vez disfrutado de las vistas, es momento de seguir descubriendo la ciudad.

IMG_0124

Además de ser cuna de artistas a finales del siglo XIX, traídos por la naturaleza y la luz. Además en Dachau fue lugar de nacimiento del escritor Ludwig Thoma, donde se conserva su casa-museo muy recomendable.

Dachau es muy pequeña, pero es alucinante los rincones tan alucinantes que se descubren callejeando. Después de una ruta caminando estarás con hambre, no te preocupes pues encontrarás restaurantes de comida tradicional bávara y pequeñas panaderías/cafeterías para poder comer algo. Saliendo ya de la ciudad, dirección a la estación de trenes (Bhanhof) para volver a Múnich salí por la “” y di con un pequeño comercio de productos españoles, “El Camino“. No soy muy de dar publicidad de comercios, pero conocí al propietario que lleva muchos años en Dachau viviendo y donde no sólo es tienda el comercio, si no también una pequeña barra con restaurante para degustar buenos y ricos platos, además de disfrutar de una agradable conversación. Muy recomendable.

Captura de pantalla de 2016-01-26 22:59:49

Para ir y coger el tren es muy sencillo. Mira bien el mapa, por la izquierda hemos llegado de caminar y arriba está el centro histórico. A la derecha verás la “S” de “S-bahn”, allí está la estación. La única línea que pasa es la S-2, color verde, y coge la que va en dirección Erding, que pasará por las paradas centrales de Múnich.

Esto es todo por hoy. Espero que os haya animado a hacer la ruta. Buena combinación de naturaleza, deporte, cultura y gastronomía. Busca buena compañía y a disfrutar.

Anuncios