Buecherverbrennung_braunschweig

«Das war ein Vorspiel nur, dort wo man Bücher verbrennt, verbrennt man auch am Ende Menschen»

«Eso sólo fue un preludio, ahí donde se queman libros se terminan quemando personas»

Placa en recuerdo situada en la plaza del Castillo de Brunswick.

Heinrich Heine en “Almansor”

Koenigsplatz2015_Kastner

Königsplatz con la frase de Heinrich Heine

Alexander Ivanov

Wolfram p. Kastner llevando a cabo su conocida acción de memoria

Desde 1995 el artista muniqués Wolfram P. Kastner lleva a cabo una acción quemando todos los años el 10 de mayo a las 10:00 hrs. en la Königsplatz un círculo de fuego en la hierba. En esta misma plaza en el 1933 se llevó a cabo la “Quema de Libros”.

La quema pública de libros fue el punto álgido de la llamada «Aktion wider den undeutschen Geist», en español «Acción contra el espíritu anti-alemán», iniciada en marzo de 1933, con la que tras la toma de poder del régimen nazi, se comenzaba la persecución sistemática de los escritores judíos, marxistas, pacifistas y otros autores opositores o simplemente desagradables al régimen. Obras, por ejemplo, de Bertold Brecht, Feuchtwanger, Freud, Kästner, Mann, Tucholsky, Zweig, Walter Benjamin, Rosa Luxemburgo, Albert Einstein, Karl Marx, etc.

cultura muerte

La quema de libros en Alemania, el 10 de mayo de 1933, fue una acción planeada y realizada por las asociaciones de estudiantes alemanas en la que estudiantes, profesores y miembros del partido nazi echaron al fuego de forma pública libros de aquellos autores que habían sido condenados al ostracismo. La acción se realizó bajo la dirección del “Nationalsozialistischer Deutscher Studentenbund” (NSDStB), la federación nazi de estudiantes, en la Plaza de la Ópera en Berlín y en 21 otras ciudades universitarias. En Múnich se realizaron dos quemas de libros, una organizada por las Juventudes hitlerianas el 6 de mayo de 1933, ya que la dirección de la Juventudes había ordenado a sus fracciones «en todos los lugares […] una quema de todos los libros y escritos marxistas y pacifistas», y otra el 10 de mayo, en la que participaron 50 000 espectadores en la Königsplatz.

Además, como en años anteriores, se organiza e invita a cualquiera a una lectura bajo el lema “München liest – aus verbrannten Büchernde” (Múnich lee acerca los libros quemados) desde las 11:00 hasta las 18:00 hrs. en la Königsplatz y después, a las 19:00 hrs., en el Salón de Actos del Centro de Documentación del Nazionalsocialismo (NS-Dokuzentrum) se llevará a cabo un acto sobre lo que supuso aquel 10 de mayo de 1933.
La entrada es libre y gratuita.

Y recordando el significado de la quema de hierba del artista Wolfram P. Kastner, cada 10 de mayo aquí no crecerá la hierba en recuerdo de lo que pasó.

Anuncios