Heridas materializadas en cristales rotos, agujeros en monumentos,..intervenciones en el espacio cotidiano de Múnich, silenciosas como un acto de luto. Así se presenta “Heridas de la Memoria” (Wunden der Erinnerung) de los artistas Beate Passow (nacido en 1995) y Andreas von Weizsäcker (1956-2008), los dos graduados en la Academia de Bellas Artes de Múnich. Casi nada.

Heridas del Tercer Reich y sus consecuencias en lo que fue cuna del Nazionalsocialismo, la antigua “Capital del Movimiento” (Hauptstadt der Bewegung). 50 años después del final de la 2ª Guerra Mundial, y por lo tanto de la Liberación de la dictadura Nazi por parte de la Resistencia y los Aliados quedan heridas de aquella muestra del año 1995. Tres heridas de la guerra:

012-wund-d-erinn-tr-014_540

Aquí tenéis las heridas en la escultura de “Rossebändigers” de Hermann Hahn frente a la Alte Pinakothek.

012-wund-d-erinn-tr-013_630

Otra en la fachada de ladrillo de la Universidad (LMU Ludwigstr./esquina Schellingstraße. Y falta una que os dejo descrubir a vosotars/os en una de las columnas de la “Haus der Kunst”.

Pero no sólo fue una iniciativa en Múnich si no que se ha expandido llegando a un total de 16 en nueve países como en Polonia, Dinamarca, Países Bajos, Bélgica, Francia, Luxemburgo, República Checa y Austria. El objetivo es crear, o invitar a, una  conciencia de la importancia de una cultura activa y colectiva de la memoria en el ámbito europeo.
Heridas que no quieren ser cerradas, heridas que nos llaman a que no olvidemos en la superficie de una ciudad y una sociedad cambiantes, pero que queden a modo de no normalizar los crímenes que se cometieron. Heridas que ya bastante se desangraron para que hoy no permitamos que se vuelvan a producir.
Anuncios