Cogí de nuevo el bus contento, aquella pequeña y señorial (a la vez que gamberra) Bayreuth me había conquistado. Me esperaba Bamberg y mirando por la ventana el paisaje de pequeñas colinas verdes y campos de cultivo pensaba en lo que había visto, y lo que me quedé por ver aún de Bayreuth. Todo lo que me había enganchado fue la noche anterior, cuando de una ciudad histórica y muy cultural además de muy tranquila en un sábado de sol y nubes y terrazas llenas de personas comiendo helado bien abrigadas; de perseguir las huellas de Wagner, Listz y Jean Paul; de templos de la cultura con los teatros a los templos subterráneos de catacumbas que conectan kilómetros de puntos estratégicos de la ciudad.

mdb_144288_buettner-schuster_704x328_cp_0x85_1000x550

Inquietante y fascinante es siempre bajar al interior de la tierra y ver la forma que se le ha ido dando desde el siglo XV al XIX. Lectora/or del blog, ya sólo por esta visita merece la pena ir a Bayreuth y no es ni siquiera lo mejor que esta ciudad esconde. Bien, en la ciudad existen visitas guiadas por las llamadas Catacumbas (Bayreuther Katakomben) que viendo el enlace que os dejo no es de extrañar las realice una de las cerveceras de la ciudad y es que las catacumbas están ligadas a la producción e historia de la cerveza, como serían las “keller” (bodegas), debido a las bajas temperaturas durante el verano que se conseguía metros bajo tierra pero queda más misterioso y buen marketing llamarlas “catacumbas”.

mdb_144290_kreuzung_katakomben-bayreut_704x328_cp_0x81_1000x546

Captura de pantalla de 2017-03-14 09:24:01

Lo interesante y recomendable de visitarlas es poder caminar bajo la ciudad y conocer siglos de historia de la ciudad y su relación con la cerveza hasta el siglo XX cuando este laberinto fue utilizado durante la Segunda Guerra Mundial como búnker en donde hay una parte de la exposición que trata este periodo y cómo eran auténticas carreteras en donde con bicicleta se recorría con más rapidez los kilómetros de canales que conectan la ciudad bajo tierra.

Temáticas fascinantes a través de siglos de historia y terminando con una buena Zwick’l de la Bayreuther.

La dirección está en Kulmbacher Straße, 60. Las visitas se hacen de lunes a domingo y sólo a las 16:00 hrs., tiene una duración de una hora y el precio de 8€ por persona.

Anuncios