Por una pequeña calle del barrio de Au, la de la Luna (Mondstraße), nos abre a una de las joyas escondidas de Múnich. A día de hoy es difícil (aunque no imposible) tener una idea de lo que fue una vez la ciudad levantada sobre numerosos ríos y pantanos. Muchos se han canalizado bajo la ciudad, otros dejaron de llevar agua en los años 60 convirtiéndose en escenarios musicales subterráneos (como el Milla) pero aún se pueden encontrar los canales que seguían su natural curso utilizados durante siglos para el uso de molinos.

1714730115-378803c6-02a1-432d-a45b-5fc5ea596f501-P0tjZEsuKNG

Hoy, a escasos metros de una de las boca de metro de “Kolumbusplatz” pero un tanto escondido a los ojos de las/os no curiosas/os, se encuentra la conocida popularmente como la “Venecia Muniquesa”. Muchas de esas casas cuyos patios traseros dan al canal, que más adelante vuelve a sumergirse en lo subterráneo, mantienen el aspecto centenario como la de la „Mariannenapotheke“ (la Farmacia de Marianne) que luce un buen aspecto renovado.

Pero aquí no acaba la historia y es que este rincón se encuentra rodeado de “atelliers” o talleres artesanos y de artistas, que una vez al año (en verano) se juntan con un programa de actividades en torno a donde una vez se encontraba el “Mühlbach”, el Molino del arroyo. Si te interesa y quieres estar al tanto del “Mühlbachtage” dale al enlace.

Anuncios