Hace tiempo escribí sobre ello, no es la primera vez y me llegó un artículo de por qué el proyecto de memoria “Stolpersteine” no existía en Múnich, de los escasos ejemplos de grandes ciudades que desde esta óptica se recuerdan a las víctimas del Nazismo colocando un adoquín en el suelo frente a la casa donde vivía, a qué campo de concentración o de exterminio fue deportado, etc. Remito al gran artículo de la revista “Dahoam” (gracias Marta por haberme pasado la info) que explica muy bien el porqué en 2004 se prohibió colocar estas piedras de la memoria. Pero caminando por la ciudad, no sólo es importante mirar hacia arriba, en todas las direcciones incluso en el suelo, frente a la fachada principal de la Hauptbahnhof, en el chaflán de un edificio del lateral de la plaza de la estación de trenes me di con una de ellas:

IMG-0711

IMG-0714

En ella se recuerda a Helene Simons, vivió en el edificio a escasos centímetros de la placa y fue deportada al campo de concentración de Kaunas, Lituania, muriendo allí.

Desde 2014 se ha retomado el debate para llevar a cabo este proyecto artístico de memoria y se han creado plataformas para reivindicarlo, como “Initiative Stolpersteiner für München“.

Seguiremos reivindicándolas y buscándolas para recordarles.

Anuncios