Bayreuth

Poco a poco vamos recorriendo Baviera, ya al margen de conocerla a fondo por mi trabajo de cara a poder proponer a viajeras/os, turistas (o a quienes vivimos aquí) diferentes e interesantes rincones también lo hago por pasión, pasión por viajar y los nuevos horizontes.

Horizontes no muy lejanos, lo sé, y fuera de toques exóticos pero no por ello menos interesantes. Debo decir que sean quizás los lugares menos turísticos y apartados los que más curiosidad me dan, no sé si el por el hecho de haber nacido en una pequeña ciudad y criado a caballo entre pueblos muy pequeños de la profunda Segovia y el gusto de mi madre y padre por coger el coche con la familia y recorrer destinos sólo por el mismo deseo de eso: recorrer, sin la presión de viajar a un lugar por moda o prestigio.

Anuncios

Rötten Shock (corazón anarcho-punk)

Vivir en Múnich me da gratas sorpresas y tiernos encuentros, comprometidos y rebeldes. Cambié de casa, me mudé a otro barrio, uno nuevo (uno de tantos como a todas/os nos pasa en estas tierras): Forstentied, al sur oeste de Múnich se amplió la ciudad conectándola con el bosque de Forstenried y el pueblo histórico del mismo nombre. En una WG (piso compartido o Wohngemeinschaft) empecé un nuevo periodo con nuevas personas y otras filosofías de vida, por suerte una de ellas en unión con las mías: la música, el compromiso y el punk.

14047358_523177084539587_6728527674539978381_o

En el ático, puerta con puerta, me tocó disfrutar de la distorsión de la muñeca y púa de Pako, uno de los corazones y guitarra del grupo “Rötten Shock” (ahí podréis seguirles). Sorpresas te da la vida. Lleva ya mucho tiempo en esta ciudad y en 2004, junto con Laura (batería) y Dejan (bajo) empezó una nueva andadura musical que le ha llevado a defender sobre los escenarios el compromiso social, político y musical en diferentes ciudades alemanas, checas, austríacas y hasta Madrid y Segovia cantando en castellano, inglés y alemán.

En noviembre de 2017 disco “Rötten Hits” (ahí podéis escucharlo gustosamente), con ese toque gamberro e irónico de un grupo con un sólo disco y con sus mejores canciones, ¿quién puede hacer eso? Sólo ellas/os. Por muchos conciertos y que los bailemos juntas!

Olga, el barrio de vagones

Describir a las/os muniquesas/es es tan variado como formas tiene una/o misma/o de vivir y es que en Múnich hay muchas maneras de hacerlo: desde apartamentos, estudios, adosados, villas o vagones. Todo depende de tus aspiraciones, economía y/o de tu filosofía de vida.

640x360

891ef7420c86d2e383201183d3a9c63dv1_abs_635x357_b3535db83dc50e27c1bb1392364c95a2

Al sur de la ciudad existe un barrio muy particular y que vive de manera autónoma, en vez de casas hay vagones de tren, remolques, auto caravanas y en torno a un modelo de vida más colectivo que al que estamos acostumbradas/os. Este colectivo de personas busca el realizar una vida diferente a la establecida, las/os niñas/os viven juntas/os, con todas las mamás y papás, y desarrollan un modelo de vida cultural y sostenible: han dado vida a un lugar muerto de la ciudad con huertos urbanos, usando energía de paneles solares, etc. Además, poseen un vagón sanitario y las decisiones comunitarias se toman en asamblea una vez a la semana.

index

Muenchner-Bauwagensiedlung-Olga

Este barrio alternativo tiene como nombre “OLGA” y quizás hay cosas que tendrías que tener en cuenta antes de acercarte a visitarlo. Es un barrio donde viven personas, familias y llevan a cabo sus proyectos, vidas normales/cotidianas como lo hacemos nosotras/os así que no vas a visitar una atracción turística (creo que esto se entiende), no impiden el paso a nadie pero a cierta hora se cierra a quienes no vivan dentro. En el centro del lugar existe un bar y lugar de encuentro donde cada jueves hay un evento cultural (charlas, conciertos, etc.) y se permite el paso hasta más tarde a la gente que no viva dentro por lo que es el mejor momento para visitarlo en mi opinión y poder tomarte un buen té, café o una fresquita cerveza y charlar con las/os allí reunidas/os. Y esto es lo especial: ofrecen un lugar a la gente para desarrollar sus artes, una alternativa al consumo y que exista una alternativa de ocio en la ciudad.

Una manera diferente de entender la vida y Múnich te espera en la a escasos metros de la parada de U-Bahn Aidenbachstraße.

Alguna “Stolpersteine” en Múnich

Hace tiempo escribí sobre ello, no es la primera vez y me llegó un artículo de por qué el proyecto de memoria “Stolpersteine” no existía en Múnich, de los escasos ejemplos de grandes ciudades que desde esta óptica se recuerdan a las víctimas del Nazismo colocando un adoquín en el suelo frente a la casa donde vivía, a qué campo de concentración o de exterminio fue deportado, etc. Remito al gran artículo de la revista “Dahoam” (gracias Marta por haberme pasado la info) que explica muy bien el porqué en 2004 se prohibió colocar estas piedras de la memoria. Pero caminando por la ciudad, no sólo es importante mirar hacia arriba, en todas las direcciones incluso en el suelo, frente a la fachada principal de la Hauptbahnhof, en el chaflán de un edificio del lateral de la plaza de la estación de trenes me di con una de ellas:

IMG-0711

IMG-0714

En ella se recuerda a Helene Simons, vivió en el edificio a escasos centímetros de la placa y fue deportada al campo de concentración de Kaunas, Lituania, muriendo allí.

Desde 2014 se ha retomado el debate para llevar a cabo este proyecto artístico de memoria y se han creado plataformas para reivindicarlo, como “Initiative Stolpersteiner für München“.

Seguiremos reivindicándolas y buscándolas para recordarles.

El teatro del crimen: Blutenburg Theater

¿Pensabas que conocías Múnich a fondo, verdad?

index

En la parte, quizás, más desconocida del barrio Neuhausen se respira el misterio, el aire de callejones poco iluminados, sombras, el eco de pasos que se acercan. Bienvenidas/os a la “Schwartze München”, la Múnich Negra, la Baviera “Noir” de detectives y crímenes a resolver. Todo ello comprimido en escasos metros cuadrados, un clásico de la vida cultural muniquesa como es el “Blutenburg Theater“. Un pequeño espacio de teatro con capacidad para tan sólo 100 personas cuyos asientos se reparten de manera aleatoria. Se fundó en 1983 y puede colgarse la medalla de ser único en su escena (la escena del crimen, por supuesto) de toda Alemania. Los asientos se reparten a su vez según las obras representadas, entre comedia criminal o piezas criminales. El “Blutenburg-Theater” fue el primero en su género en Alemania y camina junto al “Imperial Theatre” en Hamburgo y el “Berliner Kriminaltheater”, pero es el de Múnich el que es considerado como el de los pocos teatros en Alemania, que se puede describir como un teatro del crimen. El teatro quiere ofrecer “teatro de entretenimiento sofisticado”. Fue calificado en 2001 por el periódico Die Welt como líder de Alemania en su género.

0218BlutenburgTheater_aussen

El director de teatro fue René Siegel-Sorell hasta su muerte en 2017 y desde entonces quien lleva las riendas de tal único espacio es la directora Anne-Beate Engelke. El teatro no recibe subsidios, ayudas de fondos públicos. En la temporada de teatro 2015/16, se contaron 18,424 espectadores. Nada, nada mal.

Antes de ser un teatro especializado en “thriller” o ficción criminal, este espacio ya recorría bastante camino en la escena cultural y social de la ciudad como pub “Bürgerhof” en 1891. En 1918 cambió a cine, “Walhalla-Lichtspiele” para 211 personas, en 1960 cambió a llamañarse “Scala” hasta cerrar en 1971. Hasta abrirse como teatro en 1983 fue una discoteca.

images

m2

En su programa, muy variado, no olvida y centra en no olvidar a los clásicos como son los misterios de Agatha Christie como “Ten Little Indians”, “La ratonera”, “Muerte en el Nilo” y “Testigo de cargo”. Más clásicos como “Crimen perfecto”, “Luz de gas” y “brujo” de Edgar Wallace o comedias criminales como “bonetes de arsénico y encaje” y “ladykillers”. El lugar acoge no sólo a los amantes de esta escena de Múnich sino de toda Alemania. El pequeño teatro, con su ambiente acogedor, muy bien ambientado, diferente y divertido forma parte con un pequeño bar que ofrece cócteles “criminales” como “piel de gallina” o “frío cadáver”.

Si quieres saber cuáles son las siguientes representaciones, échale un vistazo al programa.

Para llegar al lugar:

Bertolt Brecht entre Augsburg y Múnich

Europa convulsa, una vez más. La guerra (Primera Guerra Mundial, 1914) parece que va a explotar de un día al otro y millones de personas viven entre la normalidad, el pavor y la fascinación de ir al frente. Todo se agita. A 60 kms. de Múnich, en la histórica Augsburg (Augusta) vieron nacer a finales del siglo XIX a una de sus figuras culturales más importantes: al poeta y dramaturgo Bertolt Brecht. Él, como otras millones se personas, encarnaría el crudo momento que le tocó atravesar a Europa. Hacia allá que nos vamos.

220px-Bundesarchiv_Bild_183-W0409-300,_Bertolt_Brecht

20150729_xl_P1000893_Brechthausbruecke_Augsburg_am_Geburtshaus_von_Bertolt_Brecht_im_Lechviertel_Hinterer_Lech

Si es la primera vez que vas a Augsburg, o quizás nunca te lo planteaste o fuiste pero no supiste cómo conocerla, como historiador y guía siempre insisto en dar importancia a no sólo ver Múnich si no también de coger perspectiva histórica y cultural. Soy de aquellos que defienden que lo importante no es lo que ves si no cómo lo ves. No podemos entender Múnich dentro de Baviera y Alemania si no es entendiendo su conexión con su antigüedad y entorno. Hoy no vengo a proponeros una visita por la ciudad, vendrá más adelante, pero sí una parte de ella. Tanto en coche, como en bus, en bici o tren existe la opción de visitar Augsburg.

Brecht-in-Augsburg-Rathaus

Brecht-in-Augsburg-Jakobervorstadt

Aunque esta primera parte sobre Brecht será breve es porque muy joven dejó la ciudad para irse a Múnich a estudiar medicina y filología a la LMU (Universidad Lüdwig-Maximiliana) pero al poco sus estudios se interrumpieron por el estallido de la Gran Guerra regresando a su Augsburg natal para hacer el servicio militar como asistente médico.

Captura de pantalla de 2018-04-27 19:58:56

Una vez que llegas a Augsburg. Si puedes ir en tren o en bici tiene un plus más que en coche. No es mejor ni peor, yo siempre me he movido en tren por Baviera y más cuando se habla de finales del siglo XIX y mitad del XX. Moverse en tren es conectar con aquel periodo, aunque las ciudades han cambiado mucho la sensación es mágica. Salir de la histórica estación de trenes (Bahnhof) era durante Brecht el lugar más usado para viajar por trabajo, estudios a miles de personas a ciudades como Múnich sin ir más lejos. Hoy volvemos a conectarnos de este modo. Desde la estación de trenes caminaremos hacia al centro histórico, hasta el corazón de la ciudad: “Rathausplatz”, la Plaza del Ayuntamiento. Entre la Plaza y el “Fuggerei” se encuentra la Casa-museo de Bertolt Brecht.

brechthaus-01-header

La casa donde nació el poeta o “Geburtshaus” se encuentra en el 7 de “Auf dem Raim” del barrio de Lech. Un barrio lleno de canales que nos remiten al periodo de los artesanos y asociaciones gremiales que sobrevivían de época medieval (éste es uno de los rincones más interesantes de Augsburg). A poco que camines por la ciudad te darás de bruces con una serie de esculturas rojas del perfil de Bertolt que nos indican lugares que tuvieron conexión con su vida. La casa-museo es de obligada visita a pesar de que vivió muy poco tiempo en esta casa cuando la familia se muda en 1900 al número 2 de Bleichgasse en el barrio de Oblatterwall, a pocos metros de ésta. Pero aún así la casa conserva mucho de su aspecto original además de valiosas obras en su colección como las primeras ediciones de las obras de Brecht, un escenario de 1949, obras de arte de Caspar Neher, Paul Hamann y Waldemar Grzimek y una biblioteca  donde se puede ver un documental muy interesante sobre su vida y obra.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Brecht-in-Augsburg-Wohnhaus-3

Antes de subir por las escaleras de la casa hay una fotografía de 1907 donde se ve la Augsburg de la época: una ciudad de provincias, los tranvías que comunicaban sus barrios, criadas vestidas con delantales cruzados, señoras con vestidos hasta los tobillos y niños con sombrerito. Esa es la Augsburg de la Alemania guillermina y estará presente en sus obras y no sólo si no que es interesante el detalle de que Brecht junto a su familia siempre vivirían en el mismo barrio a escasos metros del complejo de viviendas sociales “Fuggerei“, cuyos vecinas/os eran los más pobres de la ciudad y esa condición de explotados y humillados será decisiva en su obra. Su posición social era más acomodada debido al trabajo de su padre, Berthold Friedrich Brecht, como gerente de una pequeña fábrica de papel (Haidl). Él era católico mientras que su madre, Sophie Brezing, era protestante y esto también le marcaría muchísimo en su evolución juvenil ya que fue bautizado como protestante y las críticas y visión protestantes quedarían marcadas en sus primeros escritos y poemas.

Brecht-in-Augsburg-Brechtstraße

Brecht-in-Augsburg-Stele

Habían pasado ya 3 años desde el inicio de la guerra, él tenía 20 años. En noviembre de 1918 estalló la Revolución de Noviembre y se incorporaría al Consejo de Obreros y Soldados de Augsburg. Su orientación política se acercaba al marxismo-lenisnismo y cuando se fundó el Partido Comunista Alemán, Brecht estaría vinculado pero no se afilió. Estos sucesos van unidos a su obra y es que en los últimos meses de 1918 tenía el borrador de “Baal” y escribiría muchas canciones y poemas cuando meses más tarde nació su primer hijo, Frank,fruto de su relación con Paula Banholzer, su pareja de juventud. La Revolución bávara terminaría trágicamente en julio de 1919 y hasta que se mude a Múnich, Brecht trabajaría como critico teatral en el periódico del USPD (Partido Socialdemócrata Independiente de Alemania), “Der Volkswill”, hasta 1921. La taberna Gabler, junto al río Lech, sería lugar de encuentro del poeta con amigos, escritores e intelectuales. Durante esos meses su vida la viviría a caballo entre Augsburg y Múnich.

Brecht-in-Augsburg-Barfüßerkirche

Terminamos esta primera parte. Dejamos Augsburg para irnos a Múnich. Recordad la ruta de Brecht en Augsburg para acercaros a su vida a través de una serie de paradas. Un recorrido organizado por la concejalía de turismo y cultura de Augsburg.

Augsburg Karte

Además, el legado de Brecht en Augsburg después de 120 años es esencial para la ciudad y la vida cultural a través de un instituto (Realschule) y un teatro, Brechtbühne.

Designglas_Farbiges_Glas_Bertolt_Brecht_Schule_2

brechtbühne_01

Una de las joyas es el “Brechtbühne”, un teatro en el centro histórico con una agenda muy diversa y en donde, cada febrero, acoge el Brecht Festival. Un evento clave en la ciudad que entrelaza la música, “performances”, poesía, literatura y debates. Un buen momento para ir a la ciudad, sin duda.

El Carril bici del Telón de Acero bávaro

Este invierno estuve en el Bosque Bávaro (Bayerischer Wald) para conocer el Parque Natural del Bosque Bávaro que marca la frontera al este de la región con República Checa. Seguramente para muchas personas esta zona sea la más desconocida en comparación (hablando de naturaleza) con la zona alpina al sur del Land, ya muy explotada por y para el turismo internacional.

Captura de pantalla de 2018-06-25 11:56:05

Junto al Bosque Bohemio checo, la reserva natural del Bosque Bávaro forma parte de lo que queda del bosque más grande y antiguo de centro Europa. Para las/os amantes de la naturaleza y el deporte es muy probable que hayan escuchado hablar o lo hayan visitado. Tenía muchas ganas de visitar la parte este de Baviera, las más desconocida de la región a nivel internacional pero no a nivel nacional y es que es uno de los lugares más visitados. Del Bosque Bávaro hablaré en adelante porque hoy vengo a rescatar un pedazo de la historia alemana, europea y mundial: el Telón de Acero, “Eiserner Vorhang” en alemán o “Iron Curtain” en inglés. Una barrera no sólo física que dividió Europa tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), también ideológica, militar y política entre el Bloque occidental (potencias capitalistas) y oriental (con la URSS y países socialistas), aunque con la presencia de países no alineados y neutrales. Esta división daría lugar a la Guerra Fría hasta el 1989.

Iron_Curtain_map.svg

Mapa europeo durante la Guerra Fría y separación de los bloques

El símbolo sin lugar a dudas de este período es el Muro de Berlín, que aún es posible visitar en la capital alemana (en parte y a través del Memorial) y repartido en muchas ciudades alemanas (Múnich conserva a escasos metros del Consulado norteamericano, en el inicio del Englischer Garten) y también repartido por otras ciudades internacionales como símbolo del periodo.

eu_engl_2012_01

Recorrido del Carril bici del Telón de Acero que marca la frontera física

Captura de pantalla de 2018-06-26 09:17:49

Ampliación del Carril en su paso por Baviera

En noviembre de 1989, con la caída de la URSS y el fin de la Guerra Fría el Telón de Acero (físicamente como lo conocemos) quedaría en desuso y a su posterior desaparición pero a día de hoy es posible visitar y recorrer gracias a un proyecto europeo que ha transformado en Carril bici cerca de 6.800 kms. de aquella histórica, desde el norte arrancando en el Mar de Barents hasta Rumanía con el Mar Negro. Se creó en 2005 gracias a la propuesta de Michael Cramer (de los Verdes) en el Parlamento Europeo, aprobada y subvencionada con fondos europeos y que pretende acercarnos a la historia y unir pueblos a través de un modelo de turismo eco sostenible.

DSC_7685

Enero en las montañas del Bosque Bávaro

DSC_7874

Bayerisch Eisenstein, frontera con República Checa

Yo conocí una pequeña parte, en tren desde Múnich llegué a la pequeña y encantadora ciudad de Zwiesel, cubierta de nieve y rodeada de colinas y las montañas de fondo. Gran enclave para el gremio de los sopladores de vidrio. Desde allí cogimos un tren cremallera hacia Bayerisch Eisenstein, pueblo fronterizo con Rep. Checa, un pie en Baviera y otro en Chequia. Allí pasa el carril y se encuentran partes del Telón de Acero. Aún me viene la piel de gallina de la sensación que tuve y todo ello en un entorno de cuento, pensar que el paraíso son los Alpes y descubrir esto para darse cuenta de los tesoros que tenemos y que son totalmente desconocidos.

DSC_7831

Estación de trenes de Zwiesel

DSC_7839

Bayerisch Eisenstein y parte de la alambrada original

DSC_7879

Panel informativo en Bayerisch Eisenstein que marca el paso del Carril

En la antigua franja fronteriza entre Baviera y Turingia, entre Mellrichstadt y Meiningen, existe aún las torres de vigilancia como la “Bayernturm”, cerca de Zimmerau, de 38 metros, que forma parte de las instalaciones fronterizas de la RDA. De vuelta en tierra firme, puedes continuar hacia Ummerstadt, una joya y que fue la ciudad más pequeña en la RDA. Existe, un caso muy particular que es la ciudad de
Mödlareuth conocida como “Little Berlin”, como la capital, que se dividió en dos durante la Guerra Fría. Todavía hay rastros de esa división en forma de torres de observación, puestos fronterizos y un remanente del muro de hormigón. En Prex, finalmente llegas a la frontera con la República Checa, al final de la sección alemana.

DSC_7837

Estación de trenes de Bayerisch Eisenstein

Para más info tenéis una página web (inglés/alemán) del proyecto y un folleto con el recorrido explicado y qué se puede ver de los lugares por donde se pasa.

Y Russell dijo..

Entre el Gasteig y el Volksbad de Múnich nos encontramos con una pequeña placa sujeta a una señalización. Casi desgastada por las pegatinas y la suciedad, encontramos una placa con una frase del filósofo, matemático y Premio Nobel Russell, una frase que nos atraviesa como una bala.

“Manche Menschen würden eher sterben als nachdenken.

Und sie tun es auch.”

Bertrand Russell

unnamed

“Muchas personas prefieren morir antes que pensar.

Y eso es lo que hacen.” (B. Russell, 2872-1970)