Ahí va, mi primera confidencia querida/o lectora/or, y es que siendo historiador y arqueólogo (sin oficio), y amante del viaje, la mochila y las estaciones de trenes uno de mis sueños en la vida era (es y será, no se me quita de la cabeza) escribir una guía turística en papel. Una guía más personal, acorde a otro tipo de enfoques diferentes a la de una guía convencional dando lugar a rincones o espacios más particulares, más alternativos para poder saborear más de los lugares que uno quisiera visitar. Pues bien, esa idea la metí en la maleta cuando me vine a Múnich y de momento ahí se quedará. ¿Por qué?

logo_muniqueando5

Antes de llegar a la capital bávara, de informarme de lo más básico para poder enfrentarme a una nueva realidad, al cambio de modo de hacer las cosas, de qué cosas podría ver, etc., di con un “blog”, uno entre muchos. En mi opinión, el mundo de los “blogs” se ha convertido en un mundo, una ventana apasionante para conocer de manera más profunda los lugares más conocidos y otro más inauditos, desconocidos. Es una oportunidad para los amantes de la escritura, de los viajes para poder compartir experiencias, vivencias, información, etc.

Quizás gane más en positivo a la guía tradicional en papel por su frescura. Un “blog” debidamente atendido, con las complicaciones y sacrificios que requiere (tiempo para documentarse, escribir, etc.), te ofrece una fuente más actualizada de un lugar que la de un libro, lógicamente, como ejemplo: el cierre de un museo por obras, la creación de un nuevo aeropuerto, nuevos medios de transporte, diferentes bonos de transporte para moverte por un sitio, etc. Pero qué quieres que te diga, soy un clásico empedernido (será por la pasión de lo antiguo lo de la arqueología o escuchar clásicos como Kortatu o Siniestro Total) y el papel siempre tendrá “ese algo que no sé lo que es” que un “blog” no tendrá. Bien. Madre mía, las vueltas que doy hasta llegar al grano del asunto. “Ahora empiezas desde Adán y Eva…”, como bien Nadia dice. Eh sí, así es. Ese “blog” que conocí se llamaba “Muniqueando“,  y realmente la impresión fue estupenda, un “blog” claro, sintetizado, muy informativo, diverso, agradable a la vista. Soy un apasionado de los “blogs”, ya me acompañaron (y me acompañan aún) los que hice tras mi experiencia en Bucarest (Rumanía) y Trento (Italia, éste en italiano, también en castellano), y cómo no, abriría uno nuevo una vez llegara a Múnich. Ya aprovecho y me regalo publicidad para las/os curiosas/os.

DSCF6033

Hasta aquí muy bien, todo muy bonito, perfecto, maravilloso hasta que un día Nadia llega a casa y “¿Sabes? He dado por casualidad con una librería española y ¿a qué no sabes qué vi?” En ese momento no le di importancia, esperaba que me hablase de cualquier novela de Almudena Grandes o Julio Cortázar, pero aún así la pregunté: “No, dime”, respondí curioso. “He visto la guía en papel de tu “Muniqueando”!!”. Se me erizó el pelo y me quedé paralizado. La bofetada turística me duró unos minutos. En fin.. un día me la regaló y aluciné en colores, si el blog es estupendo el libro (o guía) es impresionante. Un formato muy cómodo, muy bien escrito, gran documentación, unas fotografías de calidad (obras maestras de Lucía Celdrán Green, compañera de guías), con el sabor a tierra y asfalto de una persona que vive en la ciudad desde hace mucho y que sabe enseñarte a moverte, a través de rutas sugeridas y desarrolladas, para poder sacarle el mayor jugo a la ciudad. Jordi Orts, periodista y guía de la ciudad, alcoyano de origen, es su autor.

Tuve la oportunidad de conocerle y charlar entre una buena “weißbier” y como hay que reconocer las cosas cuando están bien hechas, además de hacerlas llegar al resto, ésta guía de “Muniqueando” es una delicia para los amantes viajeros, y si tú lo eres y quieres conocer de un modo único Múnich y sus rincones, hazte con ella. Una cosa que me llamó la atención, y que con ello la guía gana muchísimo, son una serie de entrevistas a cinco mujeres que viven en Múnich y dan su visión particular y personal de la ciudad. Detalles que la hacen única.

DSCF6031

No hablo por hablar, y dado las guías que compré y las que he tenido que consultar, a parte de manuales, etc. y os digo que puedes dar con guías de poco nivel y mal documentadas, escritas o traducidas a conocer otras de mayor nivel.

Amigas/os, la vida de guía turística es más sacrificada de lo que os pensáis,  decía uno que la cultura no ocupaba lugar. Me gustaría conocerle y preguntarle a qué se dedicaba, pero sí ocupa tiempo, dinero, subidas de tensión a causa del café pero te da muchas alegrías, eso sí.

¿Y cómo os podéis hacer con ella? Él mismo os indica cómo hacerlo, no sólo la encontraréis en Múnich sino que está disponible en varias ciudades españolas. Aquí mismo.

¿Que no os gusta y preferís el blog? Pues no perdamos tiempo:

http://muniqueando.com/

Siempre Muniqueando.

Anuncios