El “Fuggerei” merecía una entrada propia, realmente ha sido dar con uno de esos lugares que uno no espera encontrarse y que realmente merece ser contado con detalle y tranquilidad, a la espera de volver a visitarlo para comprenderlo aún mejor. Tengo sensaciones extrañas a la hora de enfrentarme a este lugar ya que realmente me tocó, me dejó algo dentro. Empecemos.

DSC_7166

Hacía mucho tiempo que quería ir a la ciudad de Augsburg, por historia y por cercanía con Múnich. Trabajar de guía turístico deja que, en muchas ocasiones, el poco tiempo libre sea en los peores días o meses del año, aún así cada momento hay que aprovecharlo. No fue el mejor día para visitar la antigua Augsburg pero no había otro y allá que nos fuimos un duro día de nieve, lluvia y ventisca de finales de noviembre. En otro momento le dedicaré una entrada a esta ciudad, que si me gustó con mal tiempo no quiero imaginar en un bonito día soleado. Tengo una colega de allí y la pedí consejo, no sólo me gustaba poder pasear por el centro histórico y ver lo “típico” si no que quería que una auténtica alemana nacida y crecida allí me dijese lo realmente esencial de esta ciudad. Su respuesta fue clara: “hagas lo que hagas no vuelvas a Múnich sin ver el “Fuggerei”. Dicho y hecho, y tal fue así el impacto que hoy decido dedicarla unas líneas.

6a00d8341bff5053ef00e54f30cb4b8833-640wi

Fuggerei_nachts

Si se puede resumir qué es “Fuggerei” diría que es uno de los proyectos de vivienda social más antiguo del mundo. ¿Cómo te quedas? Cuando digo de antiguo me refiero a que tenemos que meternos en la máquina del tiempo e irnos a 1516. A escasos 100 metros de la “Rathausplatz”, en pleno centro de Augsburg,  en la “Jakobervostadt”, esta amurallada población dentro de la ciudad ha conservado su ambiente original. Se inauguró este gran complejo de viviendas sociales por el rico comerciante Jakob Fugger dirigida y pensada para los menos favorecidos de la ciudad. La “Fuggerei” no es simplemente un modelo arquitectónico. Lo revolucionario fue que Jakob Fugger no convirtió a sus habitantes en mendigos sino que impulsó un modelo de auto ayuda hace más de 500 años.

fuggerei

Aquí se acogía a trabajadores que lo habían perdido todo y recibían una vivienda completamente equipada hasta el último cubierto. Este complejo cerrado está formado de ocho calles con 67 casas y 147 viviendas, una iglesia, una fuente, una muralla y tres puertas, que hasta el día de hoy un vigilante nocturno cierra todas las noches a las 22:00 hrs. El alquiler anual (sin calefacción) de una de estas viviendas sigue siendo el mismo, un florín de Renania: 88 céntimos de €.

DSC_7191

62_1_noconvertgross_Die_Fuggerei

La “Fuggerei” se vio seriamente dañada por los bombardeos de 1944. A lo largo de un concienzudo proceso de restauración, que se llevó a cabo entre 1947 y 1955 y que fue financiado por la compañía Fugger, se le añadieron 14 casas más. En el búnker de la Segunda Guerra Mundial, que se abrió al público en verano del 2008, se expone una documentación sobre el periodo del Nazionalsocialismo (cómo surge, su desarrollo y final), los destrozos causados y su posterior reconstrucción. Letreros en las fachadas de las casas explican las funciones antiguas o actuales de los edificios, así como detalles de interés. En la zona ajardinada de la colonia se encuentra el monumento al fundador Jakob Fugger. Aún hoy la compañía de la familia Fugger decide quién puede vivir en la Fuggerei. En un principio acogía a familias con niños, y recientemente ha sido designada a gente necesitada que cumpla las condiciones de ser católica y haber vivido en Augsburgo al menos dos años. A cambio, deben hacer tres plegarias diarias por el alma del fundador y de la familia Fugger. También tienen que pagar un suplemento mensual para financiar los servicios comunitarios que mantienen el entorno.

DSC_7193

La entrada al complejo es de 4 € para adultos, de 2 € para niños hasta 18 años. Hay otra serie de descuentos de familia y grupos dependiendo del número de visitantes. La advertencia de la persona en la entrada es clara, y yo también me veo en el deber de (a ti) concienciar sobre tu visita a este lugar: vas a entrar en un lugar donde vive gente, aunque hayas pagado una entrada por ello no lo convierte en un circo. Es un museo en cuanto al complejo, no en cuanto a las personas que viven allí; cerca de 150 personas residen ahí y es su hogar, y su privacidad es vital y debemos respetarla y protegerla. Si, en el caso, tienes la suerte de encontrarte con sus vecinos es posible que estén encantados de contarte más sobre este lugar. Y, por descontado, muchos de ellas son personas mayores, cuida también el volumen y no armar jaleo para no molestar.
El precio de la entrada incluye poder visitar 3 museos: una de las viviendas está tal y como eran siglos atrás, donde encontrarás información histórica de los Fugger; una vivienda actual abierta a modo de ejemplo y el interesante búnker y su museo.

DSC_7176

DSC_7179

La carrera de los Fugger comenzó en 1367, cuando Hans Jakob Fugger, nacido en Graben, llegó a Augsburgo. Jakob I, quien murió en 1459, fundó una familia de comerciantes y mercaderes que sigue existiendo actualmente. Sus hijos Ulrich, Georg y sobre todo Jakob II el Rico, consiguieron amasar una riqueza sin precedentes. Tal vez sólo los Medici de Florencia poseían esa riqueza, aunque nunca lograron la dominación que los Fugger tenían sobre el comercio y las finanzas internacionales de la época. Jakob II fue banquero de emperadores, reyes y papas. Financió la elección de Carlos V como emperador de Alemania. También era un conocido mecenas de las artes y fue en parte el causante de que el Renacimiento enraizase en Alemania. También fundó varias instituciones sociales. Los Fugger siguen siendo dueños de varios castillos en Baviera.

El horario de visita es:

Abril a Septiembre, de 8:00 a 20:00 hrs.// Octubre a marzo, de 9:00 a 18:00 hrs. En el complejo podrás encontrar, además, un baño público y una pequeña cafetería.

Dirección exacta: Fuggerei 56.

La web para más información es: http://www.fugger.de/en/fuggerei.html

Anuncios