Aún queda algo de la primera, oculta entre los pasos y carreras de aquellas personas que van a coger un tren o el metro, de aquellas que esperan a alguien o se despiden. Paso prácticamente a diario por la Hauptbahnhof (Estación Central de Trenes) , muchas veces por el sencillo gesto de pasear entre cientos de personas y dirigirme a casa.

impressionen-im-bahnhof-muenchen-hbf280707--124669

En los últimos años que los pasé en diferentes países las estaciones y aeropuertos han sido lugares en los que he vivido todo tipo de momentos, desde los más alegres y excitantes como los más desgarradores y tristes. Muchas/os que leáis esto y viajéis u hayáis vivido fuera de casa os sentiréis identificadas/os. Son siempre lugares interesantes, intensos, emotivos por recibir a personas importantes hasta despedirlas, de emprender nuevos viajes hasta regresar de nuevos horizontes, de iniciar nuevos periodos hasta terminarlos. Me gusta coger un café, subirme una planta de la estación y ver los andenes, ver cómo llegan trenes de diferentes y lejanos destinos europeos, y otros como se van. Lo que busco es la mirada de quienes llegan y se van.

IMG_5095

800px-MUC_HBF_Bürkleinbau_2011

Bueno, a lo que voy. Perdiéndote por la gran estación se encuentran pequeñas joyas. Oculta entre máquinas de billetes y taquillas nos saluda una columna de la estación original. La primera noticia que tenemos de la original es de 1839, a escasos 800 metros del lugar que ocupa hoy. Diez años más tarde se volvería a inaugurar la nueva y en el mismo lugar que ocupa hoy de la mano del arquitecto Friedrich Bürklein durante el periodo de Luís I de Baviera, cuatro años más tarde de la primera línea ferroviaria que se inauguró que unía Núremberg y Fürth (1835).

1024px-Münchener_Bahnhof,_around_1854

Fotografía de 1854

346735

Postal de 1870

Hauptbahnhof-Muenchen1903

Postal de 1903

Desde que se inauguró, en 1849, la estación ha cambiado de aspecto e incluso en los proyectos de re urbanización durante el Nazionalsocialismo se quería transformar Múnich a la altura de su categoría de “Capital del Movimiento”, una de las cinco capitales del autoproclamado Tercer Reich por la Alemania nazi y la Hauptbahnfof era uno de los puntos claves de la nueva Múnich como la futura mayor estación de trenes de Europa. Hermann Giesler, desde 1938 que fue nombrado “Arquitecto jefe de las obras para la Capital del Movimiento” realizaría los proyectos para la nueva Hauptbahnhof. Ella formaría parte del megalómano eje este-oeste de 6 kms. y se trasladaría a 2 kms. de su ubicación actual, dejando los terrenos apara un “Foro de las S.A.”.

2057099634-adolf-hitler-muenchen-Oref

ostwestachse_gr.jpg

1703471220-adolf-hitler-muenchen-NOef

Como se ven en las representaciones de los proyectos se proyectó una gran estructura poligonal de acero y vidrio coronada con una gran cúpula de 265 metros de diámetro y 137 metros de altura, para hacernos una idea el grabado comparando la altura con otras grandes obras del mundo, al lado de ve la Frauenkirche de Múnich que podría caber dentro de la estación. Los planos se modificaron en los años siguientes pensando inicialmente es una nueva y modernizada estructura que comunicara las Cinco Capitales nazis (Hamburgo, Núrenberg, Berlín y Linz) y más adelante con ciudades que estarían bajo la conquista nazi como Moscú, Leningrado o Rostov. Quedarían sin materializarse tras el colapso del régimen Nazi durante la 2ª Guerra Mundial. En 1960 se volvería inaugurar la actual estación, tras desaparecer en gran parte por los bombardeos de la 2ª Guerra Mundial, con un diseño interesante pero que a día de hoy muy afeada por las continuas obras y estructuras que la ocultan desde hace años.

1024px-Hauptbahnhof_2014-08-02

Hauptbahnhof_München_um_1960

En breve darán por inicio las nuevas obras que le darán un aspecto completamente diferente a la Hauptbhanhof de Múnich, para ello y no escribir más líneas de las que ya se han escrito os remito a la explicación de mi compañero Jordi Orts y su blog Muniqueando.

Anuncios